1. INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS DEL CAPÍTULO

Esta guía básica pretende ser un resumen de las nociones principales que se deben tener tanto en la subtitulación interlingüística como en la subtitulación destinada a personas con discapacidad auditiva. Tendremos en cuenta tanto las estrategias de redacción como los factores de estilo (color, tamaño y situación), presentes en la normativa estatal.

2. ¿QUÉ ES LA SUBTITULACIÓN?

Hay ciertas características principales que se tienen que tener en cuenta a la hora de subtitular, como por ejemplo: la traducción o transcripción del discurso oral al discurso escrito, los elementos lingüísticos, ya sean orales, escritos o visuales (pancartas, carteles, pintadas,etc.), la sincronización de los subtítulos con el material original, la posición de los subtítulos, la condensación o reducción del mensaje original, la velocidad de lectura de los espectadores, el tiempo de duración de los subtítulos en pantalla, entre otras.

El subtitulado consiste básicamente en la sobreimpresión o sobreproyección en la película de un texto escrito que traduce lo que se oye en la pantalla en la lengua original. La duración de los subtítulos se hace coincidir con la de sus correspondientes palabras pronunciadas.  Mayoral (1993:50)

2.1 Tipología de la subtitulación

En cuanto a la clasificación de los subtítulos existen diferentes aproximaciones, de las cuales, hemos escogido la más relevante sobre este tema, la que hace Díaz Cintas (2003) que clasifica los subtítulos según los siguientes criterios por Díaz Cintas y Remael (2007), donde partían de cinco parámetros:

  • Lingüísticos

  • Tiempo disponible para la preparación

  • Técnicos

  • Métodos de proyección

  • Formatos de distribución.

A continuación detallaremos estos parámetros.

2.1.1 Parámetros lingüísticos

Según estos parámetros existe la subtitulación intralingüística, la subtitulación interlingüística y la subtitulación bilingüe.

  • Subtitulación intralingüística:  En este caso no hay ningún cambio de lengua y va dirigido a varios tipos de audiencia con diferentes propósitos.

(i) para personas sordas y con déficit auditivo

(ii) para aprender idiomas

(iii) para tener el ‘efecto karaoke’

(iv) para comprender las variantes de un mismo idioma

(v) para las estaciones de tren y metro u otros sitios públicos, donde  existen pantallas que emiten información subtitulada sin volumen con la finalidad de no molestar a la gente.

  1. Subtitulación interlingüística: Como su nombre indica, se trata de subtitulaciones en las cuales la lengua del subtitulo y la lengua del audio es diferente y, por lo tanto, existe una traducción. En este caso la clasificación es más sencilla, se divide en subtítulos para oyentes y subtítulos para personas con déficit auditivo.

  2. Subtitulación bilingüe: En este tipo de subtitulación, el texto del subtitulo aparece en dos idiomas, uno de los cuales puede (aunque no siempre) coincidir con la lengua original de audio. Este tipo de subtitulado se manifiesta o se usa en zonas donde se habla más de una lengua, por ejemplo en Canadá, o en festivales internacionales, como por ejemplo el de Cannes.

2.1.2 Tiempo

Según el tiempo que se disponga para la preparación de los subtítulos, estos se pueden clasificar en subtítulos anteriores (pre-prepared subtitles o offline subtitling) y subtítulos en tiempo real o simultáneos (live or real-time subtitles o online subtitling).

  1. Subtítulos anteriores: Son los tradicionales y se subdividen en subtítulos con frases completas y en subtítulos reducidos.

  1. Subtítulos en tiempo real o simultáneos: En este caso los subtítulos se dividen según si son elaborados por humanos o traducidos automáticamente.

2.1.3 Parámetros técnicos

Si hacemos la clasificación según los parámetros técnicos podemos encontrarnos con subtítulos abiertos (acompañan de forma inseparable el producto) y con subtítulos cerrados (se pueden elegir de manera voluntaria, como en el caso de los DVD o Blu-ray).

2.1.4 Métodos

Si nos fijamos en el método usado para la proyección de subtítulos, podemos distinguir entre subtítulos mecánicos y térmicos, subtítulos fotoquímicos, subtítulos ópticos, subtítulos láser, y, por último pero no menos importante, subtítulos electrónicos.

2.1.5 Distribución

Según el formato de distribución, podemos clasificar los subtitulos en subtitulos para el cine, para la televisión, para vídeo o VHS, para DVD, para Blu-ray y para Internet.

Otras de las clasificaciones que hay que tener en cuenta en cuanto a los subtítulos, es la que nos ofrece Bartoll (2008). Este hace una clasificación más exhaustiva y clasifica los subtítulos según los parámetros lingüísticos, pragmáticos y técnicos.

  1. Parámetros lingüísticos: Se tienen en cuenta dos elementos importantes como son la lengua y la densidad.

  2. Parámetros pragmáticos: Se tienen en cuenta el destinatario, la intención, el tiempo y la autoría.

  3. Parámetros técnicos: Se tienen en cuenta la opcionalidad, la difusión, el color,la incorporación, el posicionamiento, el emplazamiento, el archivo, la tipografía y el formato.

3. REDACCIÓN DE SUBTÍTULOS

Los subtítulos realizados por profesionales tienen unas características definidas y siguen ciertas convenciones establecidas por el mundo de la subtitulación en pro de la legibilidad y estandarización de los mismos. En esta sección presentaremos las características principales o particularidades de la subtitulación desde un punto de vista lingüístico y traductológico así como las distintas convenciones ortotipográficas y de formato que deben tenerse en cuenta a la hora de redactar subtítulos.

3.1 Características del lenguaje en los subtítulos

Siguiendo las pautas de Díaz y Cintas (2003) y Díaz Cintas y Remael (2007), en líneas generales, el lenguaje de los subtítulos (tanto si se trata de una traducción como si no) tiene las siguientes características:

  • Reducción (dentro de la cual está la omisión y la condensación).

  • Segmentación

  • Cohesión y coherencia

  • Sincronización y cohesión semiótica

  • Cambio de medio (oral a escrito)

Hay que remarcar que todos estos aspectos están interrelacionados entre ellos y a veces las distinciones pueden ser un poco difusas. A continuación entraremos en más detalle para aclarar algunos aspectos.

3.1.1 Reducción

Una parte del contenido oral de la versión original padece una reducción, ya sea total o parcial, en la versión escrita en los subtítulos. El redactor debe eliminar aquello que no es relevante y, a la vez, reformular aquello que se considera más importante.  Según Díaz Cintas (2003:202), el grado de reducción depende de “la naturaleza lingüística y el tiempo original, la frecuencia de cambios de planos, la complejidad del texto, la actuación de los actores, la acción que hay en la película y el medio de difusión”. Posteriormente Díaz Cintas y Remael (2007:146) añadieron que uno de los motivos de esta reducción se debía, en parte, a que la capacidad auditiva es superior a la capacidad de lectura. De este modo, para garantizar la correcta comprensión se ha de tener en cuenta una velocidad de lectura cómoda para el espectador; el espectador a la par tiene que hacer un esfuerzo para asimilar las imágenes con el contenido y leer los subtítulos. La lectura de los subtítulos nunca debe suscitar un esfuerzo de lectura, sino el espectador no disfrutará. Otro aspecto que influye es el grado de similitud y diferencia entre la sintaxis de la lengua original y la de llegada, ya que según el grado que haya la reducción será menor o mayor.  A continuación, detallaremos los tipos de reducción que existen.

  1. Reducción parcial (Condensación): Esta estrategia consiste en resumir, sintetizar o parafrasear el mensaje original. Podemos hacerlo mediante el uso de palabras cortas, el uso de estructuras sintácticas simples,sustituir nombres o sintagmas nominales por pronombres, cambiar oraciones pasivas a la voz activa o fusionar dos oraciones en una sola, etc. La función principal del subtitulador es procurar que haya una armonía entre el diálogo original y la traducción a tres niveles: “semántico, manteniendo la misma carga semántica del original; pragmático, manteniendo la función del original; y estilístico, manteniendo los rasgos de estilo del original” (Díaz Cintas, 2003:208).

Estrategias de reducción parcial:

  • Sustituir sintagmas nominales y nombres propios por pronombres: Mi madre es bonita/ Ella es bonita

  • Sustituir sintagmas preposicionales por pronombres: Me gusta hablar con esos chicos/ Me gusta hablarles

  • Convertir objeto directo en sujeto: Eso le hizo una persona muy querida para mi familia/ Eso hizo que mi familia le quisiera

  • Simplificar comparativos y superlativos: Siento tanto odio viniendo de ella que tengo ganas de correr / Siento mucho odio viniendo de ella

  • Cambiar sustantivos o sintagmas nominales por adjetivos: Te falta paciencia/ Eres impaciente

  • Sustituir preguntas por imperativo: ¿Podrías dejar de molestarme?/ Deja de molestar

  • Sustituir frase preposicional por adverbios: El campo está precioso en esta época/ El campo está precioso ahora

  • Sustituir frase adjetiva por adjetivo: Te deseo una vida llena de felicidad/ Te deseo una vida feliz

  • Eliminar adjetivos calificativos del nombre si ya se sobreentiende: Los instrumentos musicales/ instrumentos

  • Eliminar sustantivo si el adjetivo puede funcionar solo: La mesa es de color azul/ La mesa es azul

  • Sustituir locución adverbial por adverbio corto: A lo mejor quiere decir…/ Quizá dice

  • Simplificar estructuras verbales

  1. Reducción total (Omisión): En este caso, el traductor tiene que eliminar ciertos aspectos o elementos lingüísticos del original para poder crear subtítulos concisos. Esto suele suceder cuando varias personas intervienen y se produce un solapamiento. Aquí la función del traductor es muy importante, ya que él decidirá qué conversación eliminará y qué debe traducir para que el argumento así no carezca de valor. Con motivo del cambio de modo del discurso, hay ciertos elementos que se han de omitir puesto que parecen superfluos, estos elementos suelen ser muletillas o palabras que no aportan información relevante.

Estrategias de reducción total:

  1. Eliminar frases enteras que no aportan información
  2. Eliminar oraciones de finalidad: – Deberías llamar a tu madre. Ella te ayudará.
  3. Eliminar repeticiones o elementos redundantes en respuestas:
    -Creo que me envenenaron. -¿Cree? ¿Por qué? -Creo que me envenenaron porque estaba a punto de confirmar…
  4. Eliminar preguntas retóricas con valor enfático:- ¿Lo ves? Eso es a lo que me refiero.
  5. Eliminar elementos enfáticos: – ¿Qué clase de periodista es usted? ¡No, por Dios!
  6. Eliminar nexos introductorios de las oraciones: – Bueno, verás, tú eres la hija que nunca tuve.
  7. Eliminar conectores: – A propósito… ¿Por casualidad ha llegado Peter Lyman?
  8. Eliminar complementos circunstanciales: ¿Sube a un escenario por primera vez?
  9. Eliminar complementos preposicionales: Muchas gracias por el regalo.

10. Eliminar adverbios y adjetivos de cantidad: – Todo va exactamente según lo planeado.

11. La frase subordinada se convierte en principal: – Dicen que es usted muy bella

12. Eliminar vocativos: – Bienvenidos, damas y caballeros

3.1.2 Segmentación

Segmentar un subtítulo consiste en fragmentar o dividir un mensaje, el original, en líneas de subtítulos.La fragmentación tiene que ser lógica tanto como sea posible, sobretodo, para que no haya ambigüedad en el mensaje o algun tipo de confusión en lo que se refiere al significado que se quiera dar. Los subtítulos no pueden ocupar más de dos líneas y los sintagmas se mantienen siempre unidos, pero deben estar separados entre sí en el espacio. A continuación mostraremos un ejemplo de segmentación erróneo y otro correcto.

Ejemplo 1 (erróneo)

error segmentación.jpg

En esta imagen podemos observar un ejemplo de segmentación sintáctica errónea. Los segmentos se han separado sin tener en cuenta la unidad sintáctica y lógica. Nunca puede quedar un artículo, coordinante o proposición al final de una línea, ni tampoco pueden separarse adjetivos de sus sustantivos o, por ejemplo, un nombre de su apellido.

Ejemplo 2 (correcto)

trabajo grupal.jpg

En este caso la segmentación si está bien realizada puesto que además de la pista que nos da la coma (,), la frase está bien construída y no pierde significado. No rompe ningún sintagma ni ninguna regla de las anteriormente comentadas en cuanto a la segmentación, visualmente, se podría mejorar la colocación o tamaño de estos subtítulos..

3.1.3 Cohesión y coherencia

Aunque se produzca una reducción o segmentación del mensaje original, el subtitulador debe realizar subtítulos que tengan cohesión y coherencia. Si por ejemplo falta coherencia, esto puede despistar al público; por ejemplo si el subtítulo que se ve en pantalla no tienen nada que ver con el anterior o el posterior. En cuanto a la cohesión textual, tenemos varios recursos que podemos emplear para que ésta sea correcta, como el uso de deícticos, cambio en el orden de la sintaxis, segmentar los subtítulos, etc. Hay que decir que la cohesión no se limita a ser textual, también está la visual que comentaremos en el siguiente apartado.

3.1.4 Sincronización y cohesión semiótica

Como bien dice Díaz Cintas (2003), la palabra sonora y la imagen son los dos elementos inseparables que componen un producto audiovisual. En otras palabras, debe haber una sincronización y para que ésta sea adecuada debe coincidir lo que dicen los personajes con la entrada y salida de los subtítulos; además, se debe tener en cuenta los cambios de plano y los cambios sonoros que puedan producirse.

3.1.5 Cambio de medio (oral a escrito)

Cuando elaboramos unos subtítulos se produce un cambio de modo, se pasa del discurso oral (diálogo entre los personajes) al discurso escrito (subtítulos en la lengua meta). En este proceso, el traductor puede encontrarse con interrupciones, frases inacabadas, auto-correcciones, pronunciación poco clara, etc. En el cambio de modo, algunas características propias del discurso oral cambian o desaparecen. Existe una abundancia de acrónimos, apócopes, siglas y símbolos, Con el objetivo de economizar el espacio se suele recurrir a este tipo de recursos. En el caso de los símbolos, se suelen evitar a no ser que sean muy familiares para la audiencia: tanto por ciento %, dólar $, euro €…

3.2 Convenciones ortotipográficas

Aunque el uso de los signos de puntuación en los subtítulos es, en general, el mismo que en cualquier otro texto escrito, a continuación citaremos algunas convenciones ortotipográficas referentes a signos que puedan crear confusión

3.2.1 Signos de interrogación y signos de exclamación

En el caso de los signos de apertura debe haber una separación entre estos y la palabra o signo de puntuación que les preceda. En el caso de los signos de cierre, no se debe dejar ninguna separación con la palabra que les precede pero si con la que les sigue; aunque en el caso de que fuera un signo de puntuación, en ese caso, no habría separación.

Ejemplo:  ¡Perdona!   ¿Te he hecho daño?

Se recomienda que no abusemos de estos signos, puesto que su abuso, además de ocupar espacio innecesariamente, también puede ser fatigoso o cansar al lector.

3.2.2. Guión

Usaremos el guión para indicar el inicio del diálogo entre los personajes sin dejar espacio entre el guión y el inicio del subtítulo. Nunca debe usarse el guión para separar palabras al final de cada segmento.

guion.jpg

En esta imagen podemos observar el uso del guión para marcar el inicio de cada diálogo

3.2.3 Paréntesis

Se usa para enmarcar comentarios o aclaraciones al margen del diálogo.También sirven para ofrecer al espectador información de cómo se emite un discurso, expresando características paralingüísticas que acompañan el discurso. Así, pueden informar de si una persona tartamudea, grita, susurra…

gritando.jpg

En esta  imagen los paréntesis marcan una característica paralingüística del discurso.

parentesis 2.png

En esta imagen los paréntesis marcan una aclaración al margen del discurso.

3.2.4 Cursiva

Se usa la cursiva para marcar las voces en off o aquellas voces de fondo diferentes a la de los personajes que se tienen en pantalla (voces provenientes de la televisión, radio…).

cursiva.jpg

En esta imagen se usa la cursiva para marcar un sonido proveniente de la televisión.

En el caso de la subtitulación para sordos, la letra cursiva también sirve para marcar aquellas palabras mal pronunciadas características de un personaje (persona de habla específica) o errores gramaticales puntuales de un personaje.

Ejemplo: Tengo tanta hambre que me comeré todas las cocretas que encuentre / Me se ha roto el ordenador.

3.2.5 Puntos suspensivos

En la subtitulación, se usan para expresar duda, inseguridad, enunciado inacabado o interrumpido por el interlocutor, subtítulos que empiezan en medio de una frase o indicación de pausa dentro de un subtítulo.

Los puntos suspensivos nunca deben usarse para dividir las frases de los subtítulos, sino que deben usarse de acuerdo a las normas gramaticales.

suspensivos.jpg

En esta imagen los puntos suspensivos se usan para marcar que la oración no está terminada.

3.3 Formato y posición del subtítulo

Los subtítulos deben realizarse en letra Arial o Times New Roman de 12 puntos, aunque también es aceptable el uso de Courier New de 10. Por lo que respeta los colores, el texto debe ser en el mismo color (a no ser que se trate de subtitulación para sordos, como comentaremos más adelante) (Díaz Cintas y Ramael, 2007).

Los subtítulos no ocuparan más de dos líneas y se aceptaran entre 28 y 40 caracteres por línea. Deberán disponerse en la parte inferior de la pantalla (menos los efectos sonoros en la subtitulación para sordos que van en la esquina superior derecha).

posición normal subtitulos.jpg

En esta imagen observamos la posición normal del subtitulo.

Si la posición normal del subtítulo coincide con información de la pantalla, el subtítulo se posicionará en la parte inmediatamente superior.

puntos suspensivos.jpg

En esta imagen podemos observar como el subtitulo se encuentra inmediatamente encima de la información al pie de pantalla del telenoticias.

Los subtítulos deberán estar segmentados de tal manera que no queden conjunciones o verbos auxiliares sueltos al final de cada segmento.

3.4 Velocidad del subtítulo

La velocidad recomendada es la de 12 caracteres por segundo para que el espectador pueda leer con claridad.

4. SUBTITULADO PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD AUDITIVA

El subtitulado para personas con discapacidad auditiva consiste en proyectar un texto escrito en la parte inferior de la pantalla de manera simultánea a la imagen, reflejando los diálogos y efectos sonoros. Como hemos comentado con anterioridad, en España existe la norma ISO para estandarizar la redacción de subtítulos para personas sordas (UNE 153010). La norma UNE 153010 solo se refiere al subtitulado del teletexto, pero actualmente es la única normativa vigente en España, y se usa  como referencia a la hora de subtitular para cualquier medio. Sin embargo, actualmente se está llevando a cabo la remodelación de la norma incluyendo revisiones y recomendaciones orientadas a otros dispositivos como el DVD.

A continuación mostramos un resumen de los aspectos fundamentales de la subtitulación para sordos:

  • La asignación de colores a los subtítulos según los personajes para facilitar el seguimiento de la trama y del contexto. En el caso de coincidir el color de los caracteres con el color de fondo, es interesante enmarcarlo en un recuadro de color para evitarlo. Normalmente, el color de los caracteres va asociado al rango de personaje (principal, secundario, narrador, etc.) y suelen llevar el mismo.

subtitulado_teletexto.jpg

En esta imagen vemos la asignación de colores diferentes para cada personaje. Además, vemos la subtitulación fuera de la imagen para que no coincida en ningún caso el color del texto con el de fondo.

  • Esta norma establece también el lugar que ocupan los subtítulos: la parte inferior centrada de la pantalla. Los efectos sonoros se sitúan en la parte superior. La subtitulación, en cada pantalla debe ocupar dos líneas, excepcionalmente tres. Además, para la intervención de cada personaje se debe utilizar una línea nueva.

Subs para sordos 04.jpg

En este ejemplo podemos ver como el efecto sonoro (un ruido) ocupa la parte superior del texto y le precede la intervención de uno de los personajes. Además, el máximo de líneas son dos como indica la norma.

  • Para saber cuándo debemos introducir o sacar un subtítulo, tendremos en cuenta las pausas naturales y los planos. Díaz Cintas (2003:218) indica: “cada subtítulo debería ser una unidad sintáctica y lógica en sí misma”. Las guías básicas en la división de subtítulos exigen que no separemos las palabras. En cambio, pide que separemos las frases largas según las conjunciones. Debemos separar las líneas o subtitulos haciéndolos coincidir con comas y puntos.

           segmentación correcta.jpg

En esta imagen podemos observar una segmentación sintáctica correcta.

  • La velocidad recomendada es de 12 segundos.

  • La comprensión de los subtítulos es mejor cuando se consigue sincronizar la entrada y salida de subtítulos con el movimiento labial. Las voces en off deben ir subtituladas con el mismo color de la voz del personaje que lo realiza.

ejemplo_5_subtitulaci_n_sordos.jpg

En esta imagen podemos ver un ejemplo de subtitulación de voz en off.

  • Hay una serie de pautas particulares con el subtitulado para sordos. Estas son:

  • No reproducir las abreviaturas: Aquellas abreviaturas que no puedan reproducirse, deben ser escritas con letra: €/euro

  • Escribir la numeración con letras del cero al diez: Se deben escribir con letra los números ordinales o cardinales del cero al diez, ambos inclusive. No es necesario escribir la numeración en letras cuando vayan acompañados de abreviaturas, signos o símbolos, vayan pospuestos al sustantivo al que se refieren o sean fechas, horas, decimales o cantidades negativas.

Ejemplos: He comido dos manzanas; El CD ha costado 5 €; La cena duró 15 horas; Estoy en 2º de carrera; La información se encuentra en la página 8; Estamos a -6 grados.

  • Usar vocablos con equivalente en la LSE: Los sordos tienen dificultades léxicas a la hora de reconocer palabras que no tienen equivalente en la LSE. Por eso, en el momento del subtitulado, se recomienda usar palabras que tengan equivalente en la LSE. Por ejemplo, sustituir “¡Qué estampa!” (“estampa” no tiene un signo correspondiente) por “¡Qué situación!” (“situación” tiene un signo correspondiente) cuando alguien mira a su familia junta

  • Evitar las muletillas: Se trata básicamente de una estratégia de economía de la lengua. Ejemplo: Bueno, ¿Cómo te va?/ ¿Cómo te va?

  • Utilizar los pronombres siempre que se pueda: También es necesario explicitar la persona añadiendo el pronombre personal cuando el contenido visual no clarifique esta información. Las personas sordas tienen dificultades con el dominio de las flexiones verbales y el uso de pronombres que especifiquen la persona que desempeña la acción facilita mucho la lectura.

  • Usar marcadores temporales acompañando los verbos: Se trata de usar marcadores del tipo “ayer/antes”, “ahora/hoy” y “mañana/después” para indicar que se trata de un tiempo pasado, presente o futuro. Por las mismas dificultades con el dominio de las flexiones verbales mencionadas antes, el uso de estos marcadores les facilita mucho la lectura.

marcadores persona y tiempo.jpg

En esta imagen observamos el uso de los marcadores de tiempo y persona

  • Los subtítulos deben ser literales en la medida de lo posible. No debemos olvidar describir el máximo de efectos sonoros para ayudar con un mayor seguimiento del argumento. La información contextual es también muy importante, debe ir entre paréntesis, en mayúsculas y en la misma línea del subtítulo correspondiente.

              informacion contextual.jpg

Esta imagen muestra la situación de la información contextual, la cual debe aparecer entre paréntesis.

contextual.jpg

En esta imagen vemos otro ejemplo de información contextual.

La información sonora, por otro lado, aparece en paréntesis, empezando por mayúscula y en la esquina superior derecha.

efectos sonoros.jpg

Esta imagen muestra la situación de la información sonora.

Tanto la información sonora siempre debe aparecer en forma de sustantivo o adjetivo, nunca gerundios o onomatopeyas. Si llaman a la puerta, entonces, deberá escribirse (PUERTA) y no (TOC TOC), por ejemplo.

sonoro erroneo.jpg

Esta imagen muestra una redacción errónea de la información sonora. A pesar de que la posición es correcta, la palabra debería aparecer como “Risas” y no “Ríen”.

5. BIBLIOGRAFÍA

  • Ivesson,(1992) Subtitling for the Media: A handbook of an art. [Consulta: 20 de mayo de 2015].

  • Martínez Tejerina, A (2008). Análisis contrastivo de la subtitulación vista desde dos prismas: el descriptivismo y el prescriptivismo. The Journal of Specialised Translation. Issue 9. [en linea] http://www.jostrans.org/issue09/art_tejerina.pdf [Consulta: 22 de mayo 2015].