Hace poco, podíamos encontrar en todos los medios la noticia de que la famosa empresa de entretenimiento estadounidense Netflix buscaba gente de todo el mundo para realizar la subtitulación de sus series y películas. Para aquellas personas a las que les gustan los idiomas y las series, éste puede ser su trabajo ideal, aunque no antes sin prepararse e ir conociendo las diferentes normas de subtitulación.

Con el fin de poder acceder a estos puestos de trabajos ofertados, es necesario acceder a la plataforma Hermes y pasar por diferentes pruebas que evalúan la capacidad de subtitulación de cada individuo.

Antes de continuar con las normas de subtitulación, es imprescindible que sepamos en qué consiste exactamente este proceso. Subtitular consiste en sobreproyectar en una película o serie un texto escrito que traduce lo que se oye en el discurso oral de la misma.

Consideraciones para las normas de subtitulación

Las convenciones de subtitulado pueden variar ligeramente en función del contexto en el que se trabaje. No obstante, de manera general se recogen en cuatro grupos

Consideraciones espaciales

  • Los subtítulos se muestran en la parte inferior de la pantalla.
  • Un subtítulo no debe extenderse a más de dos líneas.
  • Si hay dos personajes hablando en un mismo subtítulo, se deberá reservar una línea para cada personaje.
  • Cada línea consta de entre 28 y 40 caracteres, aunque con frecuencia suelen ser de unos 37.
  • Cada consonante o vocal cuenta igual que los signos ortográficos (exclamaciones, interrogaciones, comas…)

Consideraciones temporales

  • Cada subtítulo debe aparecer y desaparecer de la pantalla en sincronía con el discurso oral.
  • Un subtítulo de una línea permanece en pantalla unos tres segundos, mientras que uno de dos líneas no debe permanecer más de seis segundos.
  • Para las normas de subtitulación, la duración máxima de un subtítulo es de un segundo, y la máxima de seis.
  • La duración mínima de un subtítulo es de un segundo.
  • La duración máxima de un subtítulo es de seis segundos.

Consideraciones ortotipográficas

  • Para marcar la finalización de un subtítulo, se utiliza el punto.
  • Es importante dejar los signos de puntuación inherentes a la naturaleza del idioma, como son los signos de apertura de exclamaciones o interrogaciones en español.
  • Los puntos suspensivos se utilizan para marcar las pausas, las omisiones o las interrupciones en el discurso.
  • La intervención de diferentes personajes en un mismo subtítulo se indica con el uso del guión.
  • Las mayúsculas sólo se utilizan para traducir el título de la película o serie, así como para aquel texto que aparezca en mayúsculas en el texto original (pancartas, títulares…)
  • La cursiva se utiliza para las voces provenientes de televisores o radio, de los personajes fuera de pantalla, de los títulos de películas o libros, de las letras de canciones y del léxico en lengua extranjera.
  •  Se utilizan las comillas dobles (“) para citas o para resaltar el valor de algunos términos como apodos, incorrecciones gramaticales o juegos de palabras.

Consideraciones lingüísticas

  • Es posible hacer uso de abreviaturas y símbolos conocidos por los espectadores.
  • Los números del 1 al 9 se escribirán en letra y del 10 en adelante en dígitos.
  • La reducción del discurso escrito con respecto al oral es una de las características propias de la subtitulación. Para ello, es fundamental elegir el contenido más importante.
  • Es importante conseguir la máxima adecuación según los matices idiomáticos y las referencias culturales de la lengua original.
  • Tanto los textos escritos en imágenes como las canciones deben ser subtitulados.
  • Lo que se narre de manera escrita tiene que ir en consonancia con lo que se ve en las imágenes.
  • Las dos lenguas, la de la lengua oral como la de la lengua escrita, deben estar lo más sincronizadas posibles.

Otras consideraciones

Cuando creamos necesario reducir el contenido del discurso para subtitularlo, podremos suprimir:

  • Los nombres propios de los personajes
  • Las repeticiones de palabras
  • Las interjecciones
  • Los verbos performativos que describen una acción y, a la vez, equivalen al cumplimiento de esta acción (te digo que…, insisto en que…)
  • Las redundancias fruto de la simultaneidad texto-imagen.
  • Los conectores
  • Modalizadores (A mí me parece que…, si quieres que te diga lo que pienso…)
  • Muletillas

Las normas de subtitulación establecen que la separación ideal entre subtítulos es la que coincide con algún signo de puntuación. Cuando no sea posible hacerlo de esta manera, tendremos que respetar la estructura gramatical de la oración, sin separar las siguientes estructuras:

  • Artículo + sintagma nominal
  • Preposición + sintagma nominal
  • Conjunción + frase
  • Pronombre + verbo
  • Partes de una forma verbal
  • Adverbios de negación + verbo
  • Preposición + sintagma verbal

Seguir estas convenciones es muy importante para que los subtítulos que hagamos sean correctos y de calidad. No obstante, también deberemos considerar el servicio de subtitulación que utilicemos, en caso de hacerlo, ya que pueden establecer unos requisitos de subtitulado específico.

Referencia:
Lourdes Acosta Urbano (2018, 27 de agosto). Normas de subtitulación:
conocimientos que pueden valer un empleo en Netflix. Recuperado de https://revistadigital.inesem.es/idiomas/normas-subtitulacion/